Aiako Harriak

En el límite entre Gipuzkoa y Nafarroa, existe una de las montañas más peculiares de toda Euskal Herria. En un reino de caliza como son nuestros montes, se yerguen a pocos kilómetros del mar tres puntas rocosas de granito, con su especial morfología de agujas, paredes, cortes… Los sabiondos del tema comentan que es la montaña que hace de nexo de unión entre el Pirineo y la cornisa cantábrica, siendo su creación un misterio para los geólogos.

i57.photobucket.com

i57.photobucket.com

Además, se encuentra rodeado por la parte gipuzkoana por densos núcleos de población (Irún, Oiartzun, Hondarribi, Donostia…) lo cual no obvia el hecho de que dispone de magníficas zonas de esparcimiento, llenas de bosques, con cascadas de agua de impresionante belleza, pero eso sí, siempre repletas de gente.
Esto es una pega ya que la especial belleza de esta zona merece, aún con todo ello, una visita por lo menos.
La parte navarra (Bera de Bidasoa, Lesaka…) es más salvaje, por lo cual requiere de un espíritu aventurero que guardaremos para otra ocasión.

Otros atractivos consisten en la gran cantidad de monumentos megalíticos existente en la zona (Aritxulegi), así como en las paredes graníticas con nuevas y viejas vías de escalada, saliéndose de la norma existente hoy por hoy en Euskal Herria.
El recorrido que os proponemos es la travesía de las tres puntas: Irumugarrieta (806), Txurrumurru (821) y Errolibide (832). Por ello, os planteamos iniciar el recorrido en Elurretxe (486) y llegar al collado de Aritxulegi (457), aunque también se puede realizar en sentido contrario.

A pocos metros de Elurretxe se encuentra el Castillo del Inglés. Por una subida sencilla y preciosa, aunque en fuerte cuesta, nos llegamos hasta Muganix (786), y a partir de aquí por una arista sencilla pasaremos hasta Irumugarrieta, llegando a continuación fácilmente hasta Txurrumurru. La arista de unión entre esta cima y Errolibide por ser complicada comporta un cierto cuidado (II grado). En la llegada al collado podéis bordear el paso por las pendientes herbosas de la izquierda.
Desde el collado a la cima y posteriormente al collado Aritxulegi no existe ningún problema. Total de 3 horas y media a 4 horas.

Tomi y Pepelu

Leyenda

El imperio romano construyó en el paraje de Arditurri (Oiartzun) una obra espectacular, pero durante muchísimo tiempo nadie supo ni siquiera que existía. Hasta una fecha tan reciente como 1983, los arqueólogos sólo contaban con unas monedas y unos fragmentos de cerámica hallados en esa zona. Lo demás flotaba entre el rumor y la leyenda: conocían el remoto informe que un ingeniero alemán llamado Thalacker, enviado de la Corona española, escribió allá por 1804, en el que describía con todo detalle un extenso entramado subterráneo
(¡42 galerías y 82 pozos!) y en el que nombraba a Arditurri como una de las minas más importantes de toda la Hispania romana.
Y tenían otro informe de 1897, firmado por el ingeniero Gascue, en el que se confirmaban las apreciaciones de Thalacker, se estimaba entre 15 y 18 kilómetros la extensión de las galerías romanas y se calculaba que cuatrocientos hombres habían tenido que trabajar durante doscientos años para perforar semejantes minas. Sin embargo, esos textos tan exhaustivos fueron tachados de fantasiosos y olvidados. Pesaba mucho la teoría de que los romanos nunca habían colonizado el País Vasco, y a algunos historiadores la idea de que el imperio hubiera establecido una gran infraestructura en estas tierras les sonaba a puro disparate. (…)
www,anderiza.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: