Peña Angulo

Iniciamos la ruta en el pueblo de Encima-Angulo, junto al nogal situado a la entrada de esta localidad. Desde este punto, seguiremos la calle que atraviesa el pueblo en dirección suroeste y que desemboca en la carretera que comunica esta población. Continuaremos por este sendero y nos encontraremos con una segunda barrera que abriremos para seguir el recorrido. Al cabo de unos metros, el camino gira a la izquierda para salvar un pequeño arroyo mediante una pasarela de hormigón que atravesaremos para después descender por el caminillo que, situado junto al extremo de la pasarela, discurre paralelo al arroyo con la de Haedo. A escasos metros de la iglesia de Encima-Angulo, nos encontramos con las casas del primer barrio de Haedo. En este punto, abandonaremos la carretera para continuar por el camino que, situado a la izquierda, desciende hasta las casas del pueblo.

img408.imageshack.us

img408.imageshack.us

Seguiremos por este camino, sin desviarnos, y nos encontraremos con una barrera metálica que abriremos para continuar el camino. Recorridos unos metros, llegaremos a una bifurcación donde tomaremos el camino de la izquierda. Continuaremos unos pocos metros por este camino hasta su final, junto al río San Miguel. En este punto, desde el que ya divisamos las primeras casas del pueblo de Las Fuentes, cruzaremos el río para internarnos en una campa situada a la derecha del mismo.
Atravesaremos la campa en sentido ascendente hasta salir al camino que da acceso a Las Fuentes y retornaremos a Encima-Angulo siguiendo la carretera que comunica estas dos poblaciones.

Otros puntos de interes:

En Encima-Angulo, cascada de San Miguel, de más de 200 m. de altura y con forma de cola de caballo. Visible únicamente en épocas de fuertes lluvias y deshielo. En Las Fuentes, restos de torre bajo medieval, arquitectura tradicional siglos XVIII-XIX; edificaciones con vanos apuntados de origen bajo medieval. En Cozuela, arquitectura tradicional; torre de origen bajo medieval (siglos XIV-XV) que conserva algunos vanos apuntados, saeteras y una ventana ajimezada; cascada de Peñaladros, espectacular por su altura, unos 30 metros, y su localización en un entorno con una vegetación exuberante.

Ficha técnica:

• Ruta circular: a pie
• Punto de salida: Encima-Angulo
• Punto de llegada: Encima-Angulo
• Distancia: 4,44 km aprox.
• Duración: 1 h. y 14 min.
• Desnivel: 152 m aprox.
• Dificultad: baja
• Épocas: verano

Leyenda

Allá por el último tercio del siglo XI, estando el Infante Don Bela Sánchez (hijo según unos del valeroso Rey de Aragón Don Ramiro Sánchez y nieto según otros), al servicio del magnánimo rey Alfonso VI de León: y habiéndose distinguido Don Bela grandemente por sus muy heroicos hechos en defensa de la patria, el monarca leonés le prometió darle tierra en que poblase.
Un día, las huestes de Alfonso VI llegaron hasta los confines de Vasconia y habiéndose asomado el rey con su comitiva á la cima de la Sierra Salvada para contemplar el paisaje que se tendía á su pie, le preguntó uno de sus cortesanos: “Señor, ¿de quién es esa tierra?”, a lo cual Alfonso VI contestó: “Los vizcaínos pretenden ser suya y yo pretendo ser mía, y unos y otros por no regarla en sangre, nos abstenemos de poblar en ella”.
Entonces Don Bela, exclamó: “Señor habéis prometido heredarme con tierras en que poblar, y ahora habéis buena ocasión de cumplir vuestra promesa dándome la tierra desierta que tenemos a la vista. Los vizcaínos son amigos míos, pues les serví antes de serviros á vos, y no llevarán á mal que yo pueble en esa tierra”.
Lo cual, oído por los cortesanos, abogaron por Don Bela, diciendo al Rey: “Háyala Señor, háyala”, y el monarca vacilando en acceder á la petición de D. Bela, nuevamente los muchos caballeros que estaban presentes, exclamaron:
“Háyala, Señor, háyala”, accediendo a los deseos de sus cortesanos, dijo, “pues hayála y tal nombre lleve esa tierra, en memoria de esta porfía.”
Sea ó no verídico el relato de esta leyenda, lo cierto es que el infante Don Bela pobló en este valle, que desde entonces por lo menos se llamó Ayála; siendo éste el fundador y primer Señor de la Casa de este linaje; hecho incontrovertible y narrado por muchos y respetables autores y comprobado además por el tosco sepulcro de la iglesia de Respaldiza, que entierra sus restos, sepulcro al que la tradición del valle, que se pierde en la oscuridad de los tiempos, ha atribuido siempre ser el depositario y guardador de las cenizas de su primer Señor, el infante Don Bela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: