Monjardin

El monte que os voy a describir se encuentra en la provincia de Nafarroa, concretamente en la zona de Estella, y en tiempo de campamentos, esta zona es muy visitada y una de las salidas (supervivencia, descubierta, marcha…) bien podría ser Monjardín.

i57.photobucket.com

i57.photobucket.com

Entre sus diversos caminos para alcanzar la cima os voy a describir el que parte de Labeaga, pueblecito situado a unos 600 metros de la carretera Vitoria- Estella, a 6km antes de llegar a ésta.

Una vez situados en el pueblo, cogemos una pista que parte del lado de la iglesia; el monte lo tenemos enfrente. Al final de la pista, ésta se bifurca; seguimos por la izquierda donde atravesamos un campo de trigo y salimos a una senda bastante marcada y flanqueada por bastantes espinos. Al terminar esta senda desembocamos en una pista ancha por la cual seguiremos, sin pérdida,r un castillo y desde donde se domina la llanura con campos de trigo y huertas: la sierra de Lokiz y Montejurra.

Nota: Llevar cantimplora

Tiempo aproximado
Labeaga:
• Camino espinos…. 15min
• Pista………………… 25 min
• Cima…………………1h. 10 min

José Sampedro “Everest”

Leyenda

El cerro de Monjardín es, junto a Montejurra, uno de los accidentes geográficos más llamativos del camino de Santiago a su paso por tierra Estella. Su forma cónica, coronada por las ruinas del castillo de San Esteban de Deio (antiguo castro de Sancti Stephani), llama la atención de los peregrinos que vienen de Estella en dirección a Los Arcos. Algunos suelen pararse en la fuente de los Moros cerca del límite entre Azqueta y Villamayor de Monjardín, a unos doscientos metros de este último, para continuar su andadura hasta la iglesia románica de San Andrés, situada ya en el casco urbano. En el interior del templo, los caminantes suelen admirar el cerdito de San Antón, que aparece tonsurado lo mismo que su dueño; el capitel, que representa la lucha entre Roldán y Ferragut, y también la cruz de Monjardín, considerada una de las mejores piezas de orfebrería de la época. Según una leyenda, esta cruz recubierta de plata se apareció a un pastor en las faldas del monte. Sin saber qué hacer con ella, el zagal la llevó al palacio de los señores de Medrano, en Igúzquiza, quienes la colocaron en su vivienda. Sin embargo, la cruz se esfumó milagrosamente y apareció de nuevo entre los enebrales próximos a la fortaleza de Monjardín. Este hecho fantástico se repitió varias veces, e hizo comprender a los palacianos que la voluntad del cielo era que la cruz estuviera en el castillo roquero que enseñorea este peculiar tránsito entre las montañas y el valle del Ebro.

http://www.diariodenavarra.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: