Lezegalde

Descender a las cuevas puede ser un remedio al calor agobiante y una bonita experiencia de abrirse camino entre la oscuridad y el gotear constante del agua filtrada. Por eso os presentamos Lezegalde, una bonita sima de 104,5m. de diámetro y unas pequeñas, muy pequeñas dificultades que la hacen muy amena.

fotoaleph.com

fotoaleph.com

Para llegar allí tomaremos el autobús que va a Lekumberri, y desde aquí por la carretera que sube a San Miguel, junto al puesto de la Cruz Roja, llegaremos al pueblo de Iribas, a unos tres kilómetros de distancia.
Desde Iribas, por una pista de tierra, cogeréis el camino que lleva al sumidero de Lezegalde, a mitad de camino por el primer desvío a la izquierda, hasta encontrar la boca de la cueva.

Tendremos que descender unos 35m. Para ver la entrada en sí. Si vais con “lobatos o koskorrak” “rangers u oinarinak” o el terreno está mojado, cosa corriente, y por lo tanto resbaladizo, es conveniente utilizar una cuerda de 60m. en doble para asegurar el descenso.

Y abajo veremos que hay dos entradas, por cualquiera que vayamos salimos al mismo sitio. Éstas se van haciendo cada vez más pequeñas hasta que llega un momento en que hay que agacharse para subir una rampa de cantos rodados que nos conduce a una sala. En el techo de ésta hay troncos empotrados, muestra de la altura que llega a alcanzar el agua.
Un poco antes de que la sala acabe, hay que meterse por la izquierda. Aquí llega una de las pequeñas dificultades, y destrepar o destreparlos unos 3 ó 4 metros; se pasa fácilmente con unas presas que hay a la derecha bajando; también se puede fijar una cuerda.
De nuevo a la izquierda subir 8 ó 9 metros de rampa, que si está mojada, se hará más difícil. Saliendo de la rampa hay que continuar por la derecha cruzando unas bañeras; en verano no hay problemas. Desde aquí el camino está claro hasta llegar a una especie de tobogán que se baja como tal. Seguir recto pero con cuidado porque a unos 25m. hay un cordado de otros 25m. con un lago al fondo. Esta sala es grandísima como podréis daros cuenta. Para bajar al lago montar un rapel de una gran piedra que hay llegando a la derecha o de una verruga a la izquierda. Es segura.
Abajo en la zona del lago a la izquierda, hay unas grutas en las que encontraréis arcilla. Éste sería el camino más corto. Si tenéis espíritu aventurero podéis disfrutar horas y horas por el interior de las grutas.
Notas: Saliendo de la primera sala observar los bellísimos colores de las estalagmitas.
Es bueno llevar una tiza y marcar los sitios por donde pasáis para un rápido regreso y evitar despistes.
No se os olvide tampoco llevar linternas o velas y sobre todo no metáis dentro basura ni la tiréis al lago. No os cuesta nada cargarla en la mochila y sacar fuera todos los desperdicios.
Para acampar está bien ya que tenéis una fuente en el carretil a Iribas.
Una experiencia muy maja es entrar al atardecer y salir al amanecer.

Juantxo y Kike

Leyenda

La cueva-sima de Lezegalde, que por su dificultad media ha constituido tradicionalmente una escuela de espeleo en Navarra, abre su boca en el fondo de una amplia hondonada en forma de pozo de diez metros de profundidad, a medio kilómetro del pequeño pueblo de Iribas, en las faldas nororientales de la sierra de Aralar.
Unos kilómetros más arriba nace el río Ercilla, afluente del Larraun. Sus aguas surgen del fondo de una gran cueva, horadada como una gigantesca grieta en los acantilados de un circo rocoso, en el paraje conocido como Aitzarreta. El recorrido subterráneo del río está en fase de exploración por especialistas en espeleobuceo. Al mismo tiempo se están realizando prospecciones en las zonas altas con el fin de descubrir la conexión de posibles cuevas con el sistema fluvial subterráneo. En el transcurso de estas pesquisas fue descubierta en 1989, por el grupo espeleológico Satorrak, la cueva de Amutxate, que esconde en su interior una gran sala con su suelo tapizado por un vasto yacimiento de esqueletos fósiles de osos cavernarios (ursus speleus), de entre cuarenta y sesenta mil años de antigüedad. Este osario está desde hace varios años siendo objeto de cuidadosas campañas de excavación, que, a falta de subvenciones institucionales, son llevadas a cabo por la iniciativa privada de diversos expertos, los cuales han dictaminado hallarnos ante uno de los más importantes y mejor conservados yacimientos de fauna cuaternaria de Europa.
http://www.fotoaleph.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: