Artzamendi

No se puede escribir la ruta de este monte así, como tal cosa. No tengo ganas de contaros sobre él como si de un telegrama se tratase. Hoy, quizá, voy a contar un cuento, o quizá un sueño. Bueno, algo…

pirineos3000.com

pirineos3000.com

Cuando me desperté, estaba en un lugar no conocido, extraño, no era capaz de orientarme, pero los nombres que leí en el mapa eran profundamente evocadores (Itsasu, Laxia, Pas de Roland…) y hacían promesas, promesas de vida, de belleza, de vértigo…

Todo a mi alrededor era de un verde intensísimo y no se podía ver un sólo pino.
Arriba, mientras tanto, la niebla era la dueña.
Ya sabéis que en los sueños, hacemos cosas de las cuales no conocemos el por qué, y por eso, al cabo de un rato (dos o tres vueltas en el saco) nos internamos en la niebla, sin saber por qué. Había algo en el sueño que no me gustaba demasiado: estaba totalmente empapado.
Pero el reino de los sueños no es como la realidad, aquí, en este sueño, basta decirlo para que la lluvia cese, la niebla levante y a mi alrededor se haga realidad un paisaje totalmente alucinante.
Desde el Artzamendi, pues así se llama el monte de mis sueños, comencé a retornar a la realidad, no sin antes hablar con hombres que hace miles de años soñaban, reían,  y vivían en el mundo que yo ahora cruzaba. Sus construcciones estaban allí, tal como ellos las habían dejado: extrañas, desvencijadas pero siempre evocadoras.
Al final ya no había sueño, solo realidad. La realidad de un pueblo, de un país que ha sabido cuidar su entorno; que ha sabido ver en lo que le rodea una seña más de su identidad. Identidad que por otra parte, nosotros, sus hermanos del sur, hemos de buscar en sueños olvidados ya por la mayoría.

Ficha técnica:

Itsasou- Pas de Roland- Laxia
Laxia- Malda- Artzamendi (1h 20´)
Artzamendi- Coll. Mehatse (20´)
Coll. Mehatse- Peñas Itsusi (20´)
Peñas de Itsusi- Cueva Arpekosaindua (45´)
(barranco peligroso)
Cueva- Bidarrai (1h)

Tomi eta Pepelu

Leyenda

Puente del Infierno

Visto desde el valle de Baztan, el monte Artzamendi aparece como una gran terraza verdacea, un Plateau Vert de pastizales que recubren la tierra con un manto grueso y uniforme de hierba fresca, que desde tiempos inmemoriables sirve de alimento a los rebaños de ovejas y vacas. Los pobladores del valle pronto vieron en él el lugar idóneo en el que hacer crecer sus rebaños de animales, en su lucha diaria por la supervivencia en un medio tan hosco y hostil como son la mayor parte de los valles montañosos de Euskal Herria. En solitario, con la ayuda de un pequeño perro, aquellos pastores permanecían largas temporadas fuera de los poblados del valle. En ocasiones se cruzaban en su deambular con otro pastor, lo que daba pie a compartir en una conversación animada, las numerosas aventuras que surgían en su ruta por esos montes. Animosamente repasaban con detalle todas las andanzas vividas, en una lengua propia, el euskera, cuyas palabras surgían de la propia madre naturaleza. Una lengua que ni los eruditos ni los viajeros que visitaban esta tierra, conseguían adivinar de donde provenía.
Percatándose de este hecho, el Diablo llegó a la conclusión de que esta lengua y sus gentes debían provenir de los primeros pobladores del mundo, puestos en ellos por Dios Padre, el creador de toda criatura. Llevado por su infinita maldad, el Diablo concluyó que de llegar a conocer la lengua de estas gentes, podría dominar su voluntad, y de paso, vencer a través del mal la obra de Dios. Cegado por su plan, se hizo reencarnar en un hombre y fijó su atención en aquellos pastores que vagaban por las faldas del Artzamendi. Pensaba que aquellos hombres, alejados del calor y del cobijo del hogar en el valle, tendrían una voluntad más débil, y pasarían así a adorarle a él, el señor de lo maligno.
Vestido con los ropajes de un peregrino, el Diablo comenzó a vagar por las sendas del monte, siguiendo los rastros de los rebaños que pastaban por allí. Pronto se topó con un pastor al frente de un rebaño de ovejas. Éste se alegro de cruzarse con una persona, la primera en muchos días. En su lengua, con tono afectuoso, le dio la bienvenida y enseguida hizo muestras de una calurosa cordialidad, ofreciéndole la comida que llevaba en el morral y hablándole en su lengua sobre las andanzas vividas en el monte. Por más que lo intentaba, aún con todo el conocimiento que tenía, Satanás era incapaz de aprender ni una sola palabra que aquel pastor le decía. Decidió permanecer algunos días más, para así, con más tiempo de compañía junto al pastor, poder aprender su lengua.
Sin embargo, el resultado fue en vano, y llevado por la cólera, abandonó a ese pastor en busca de otro con el que sí pudiera llevar a cabo su plan. Recorrió las faldas del Artzamendi, y encontró esta vez a un joven pastor con un pequeño rebaño de vacas. De nuevo se repitió la cálida bienvenida vivida con el otro pastor, y el Diablo pensó que esta vez sí podría llevar a cabo su plan. Trató de permanecer junto al pastor los días que fueran necesarios hasta que pudiera comprender el euskera, pero de nuevo, su intento fue en vano. Ciego de cólera abandonó al segundo pastor, con la frustración del segundo intento fallido. Nuevamente trató de llevar a cabo su plan con otro de los pastores, pero de nuevo fracasó, y así repitió su infamia una y otra vez con otros tantos pastores que recorrían el monte con sus rebaños.
Desesperado por ser incapaz de aprender el euskera, y harto de la sufrida vida que llevaban esas gentes en el monte, Satanás decidió abandonar su empresa. Resignado y derrotado, bajó hasta el Puente del Infierno, cerca del caserío Bassassagar, desde donde se lanzó al fondo del desfiladero maldiciendo la voluntad indomable de los vascos.
Leyenda Popular del Valle de Baztán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: