Aralar

Este Sendero de Gran Recorrido constituye la primera de las obras conjuntas entre dos territorios de Euskalerria, dada la singularidad que presenta la Sierra de Aralar como unidad geográfica. Este circuito que rodea todo Aralar por la base de la montaña, uniendo sus pueblos y valles por antiguos caminos, calzadas y cañadas está repartido en siete etapas, siempre opcionales según los planes y el punto de origen que tengamos.

i173.photobucket.com

i173.photobucket.com

Aunque es indistinto el sentido del recorrido, se propone que éste tenga su origen en el altiplano de Larraun, aprovechando el estratégico enclave que representa Lekunberri, su capital, localidad bien comunicada y con casi todos los servicios.
1. Lekunberri – Betelu (3,37h – 11,630Km)
Partiendo de Lekunberri, el itinerario se aproxima a los lindes del propio nacedero de Larraun, convertido en enclave protegido, pasando por Iribas para continuar por las faldas de la Malloas de Aralar por Baraibar. Siguiendo antiguos caminos y pistas parcelarias entre pastizales y pequeños bosques de roble alcanza el mirador de Albiasu, en plena balconada de la divisioria hidrográfica cántabro-mediterránea.
El valle de Araitz se abre cual maqueta desde esta altura. Tras perder importante desnivel, el itinerario alcanza el pueblecito de Errazkin, para proseguir por antiguos caminos que enlazan con la ermita de San Donato hasta Betelu, principal localidad del valle de Araitz.
2. Betelu – Coll. de Urdile – Amezketa (5,28h – 18,026Km)
En Betelu el itinerario toma al principio el carretil que enlaza con la localidad de Intza, para tomar por una sucesión de campas una alargada loma que separa las regatas de Gaintza e Intza, alcanzando el pintoresco Uztegi, con su espectacular iglesia-fortaleza. Por los caseríos de Beloki y Merzeri se gana el collado pueblecito de Azkarate por su parte superior.
Por el cementerio y con la vista clavada en la agreste pirámide rocosa de Balerdi, cada vez más cerca, se alcanza la estela funeraria de Mikel Urain, joven montañero fallecido en 1970 en las paredes del Balerdi. Nueva y amplia panorámica sobre el valle de Araitz con los imponentes farallones de la Malloa de Aralar. Con un poco más de subida por terreno de pastos, girando hacia el Oeste el erguido Balerdi se alcanza el collado de Urdile, muga con Gipuzkoa.
A partir del collado de Urdile, situado entre las peñas de Urrea y Oakorri (Malloas), el itinerario se adentra en Gipuzkoa, abandonando la pista que transcurre cercana al dolmen de Larrondo. En suave descenso pasaremos por una antigua calzada que nos situará ante la ermita de San Martín de Tours, terminando la etapa en Amezketa.
3. Amezketa – San Martín de Ataun (3,17h -14,776Km)
Amezketa, famosa como capital del montañismo gipuzkoano, se asciende por un evidente camino hasta Larraitz, barriada perteneciente al pueblo de Abaltzisketa, pasando seguidamente a terrenos del municipio de Gainza y Zaldibia. Atravesando esta localidad, el itinerario se dirige hacia Lazkaomendi pasando seguidamente por el caserío de Amundarain que tiene su enclave cerca del Barrio de San Martín (Ataun).
4. Ataun – Puerto de Lizarrusti (5,09h – 11,094Km)
Tras leve ascensión, el itinerario gana el barrio de Arrondoa (Ataun), atravesando la calzada que transcurre por el lugar de Gaztaineta por el que se alcanza el puerto de Urkillaga, cercano al barrio de Aia (Ataun). Por antiguas sendas y caminos se gana altura hasta llegar a la depresión de Lizarrusti, donde el itinerario vuelve a dar paso hacia Nafarroa, siéndo éste el final de etapa y encrucijada de senderos GR como la vuelta a Gipuzkoa y la GR-12 o Sendero de Euskal Herria.
5. Puerto de Lizarrusti – Huarte Arakil (3,25h – 15,2Km)
El itinerario aprovecha antiguos caminos situados en la margen derecha de la carretera, en algunos puntos algo confusos, pasando de un lado al otro del río, saliendo al cruce de la carretera de Etxarri Aranaz con Arbizu, junto al puente. Tras seguir un corto tramo por la carretera de Arbizu, el itinerario toma un camino junto a la vía del ferrocarril alcalzando, por terreno ya totalmente llano, el apeadero de Lakuntza. Sigue junto a él entre robledales y campos de labranza y pastizales, dejando en las proximidades la localidad de Arruazu, para llegar a Huarte Arakil.
6. Huarte Arakil – Etxeberri – Irurtzun (3,00h – 13,680Km)
El itinerario sigue aprovechando antiguos caminos y pistas de concentración parcelaria hacia la base de Madalen Aitz, pasando junto a la ermita de Mikelberri, en la entrada del nacedero de Irañeta. En este punto un ramal de la GR Vuelta de Aralar penetra por la rinconada del nacedero para seguir por el vallecito de Urrunzure, en la trasera de Madalen Aitz para alcanzar Madoz por el paraje de Lizeazo.
El itinerario sigue bordeando la Sierra, dejando al río Arakil con sus amplios meandros a la derecha del camino, mientras quedan en el centro del valle las poblaciones de Irañeta, Iriberri y Yabar hasta alcanzar Egiarreta bajo el puerto de Madoz. Pasando junto a la restaurada ermita de Santiago de Itxasperri se gana el pueblo de Etxeberri, en las proximidades de Irurtzun ya con la vista puesta en el singular Paso de las Dos Hermanas.
7. Etxeberri – Lekunberri
De la parte alta del pueblo de Etxeberri que domina la confluencia de la autopista con las uniones viarias hacia Gasteiz, Bilbo y Donosti, el itinerario inicia un prolongado ascenso por las laderas orientales de la sierra, salvando por la altura el Paso de las Dos Hermanas. El paisaje se torna esplendoroso al bordear las laderas de Larraspil sobre el corredor del río Larraun, alcanzando la localidad de Goldaraz, la población más oriental de la sierra.

De Goldaraz, pueblecito colgado en la sierra, el itinerario se desdobla en dos ramales, enlazando con Madoz y Oderiz pasando junto a las cimas de Iruyondiko Malkorra y Larraspil respectivamente. De Madoz y Oderiz el itinerario enlaza antiguos caminos, pasando por Astiz y Alli para entrar en Lekunberri junto al frontón y casco antiguo.

Álvaro Moro

Leyenda

“Goñiko zalduna eta erensugea”

Hortik zehar esaten da Goñiko jauntxoak bere gurasoak erail zituela haserrealdi momentu batean.
-¡Hau bekatu latza! – ziharduen builaka – Nire eskuekin bizi eman zidatenak hil ditut, eskuak odolez zikindurik ditut. Iruñea obispoak barkamena ematea beste erremediorik ez dut, hara joan behar dut berehala.
Obispoak bere aldetik berriz Erromara bidali zuen, Aita Santuaren barkamena ziurtatuz.
Honela Aita Santuak bere boterea erabiliz erru guztiaz libratu zuen, baina trukean penitentzia gogor bat ezarri zion: Sorbalda gainean ikaragarrizko gurutze pisutsu bat zuela, lepoan eta gerrian kateak zituela eta burdinazko oinetakoak jantzirik ibiltzera kondenatu zuen.
Zalduna bere penitentzia betetzen hasi bezain pronto, deabrua gizon on baten itxurarekin agertu zitzaiola esaten da. Deabruak ondorengoa aholkatu ziolarik: “Kate eta oinetakoak zure eskrementoz igurtz itzazu eta ikusiko duzu zeinen azkar hausten diren”.
Goñiko jauntxoak deabruaren esanak jarraituz igurtzeari ekin zion, baina oinetakoak bakarrik hautsi ziren. Honela ordura arte izan zuen zorteak hobera jo beharrean txarrera jo zuela esan daiteke, hortik aurrera oinutsik ibiltzera beharturik egongo baitzen.
Bere penitentziarekin jarraituz Aralarreraino iritsi zen. Bertan, sima baten aurrean kokaturik neskatxa bat zegoela ikusi ahal izan zuen. Neskatxa hau Herensugearen irteeraren zain zegoen, bere bazka izateko. Eszena hau egunero errepikatzen omen zen kobazulo horren kanpoaldean. Bestela, Herensugea herrira jaitsi eta ikaragarrizko txikizioa eragiten baitzuen.
Gure heroia, neskatxa ikusi bezain pronto, zorriak ken ziezazkion eskatzera hurbildu zitzaion, baina neskatxak handik alde egin zezan erregutu zion behin eta berriz; berak ere Herensugearen bazka izaten bukatu nahi ez bazuen behintzat.
Baina gure heroiak otoi erregutzen zion zorriak kenduko zizkiola, eta neskatxa horretan hasi eta gutxira, erensugearen gorputz itsusia agertu zen kobazuloaren ate barrutik.
Jauntxoak nola ez, munstroaren kontrako borrokari ekin zion baina azkar ikusi zen Herensugea jauntxoa baina indartsuagoa zela eta gure heroia amore ematen hasia zela.
Honela indarrak xahutzen ziharduen bitartean, zaldunak behin eta berriro San Migeli deitu zion, otoi laguntza erregutuz.
Jesukristok hori ikusi eta San Migelengana hurbilduz deika ari ziotela abisatu zion:
-Lurretik deika ari zatzaizkizu.
-Zuk laguntzen ez banauzu, bakarrik ezingo nuke joan, -erantzun zion.
-Eta nola garraiatuko nauzu?
-Nire buru gainean jarriz!

Honela San Migel ezpata esku batean eta Jesukristo buru gainean zuela Aralarko puntan agertu zen.
Ezpata apur bat mugitu eta berehala Herensugearen burua eta Goñiko jauntxoaren kateak moztuta geratu ziren.
Herensugearen buruak lurra ukitu bezain pronto bi begiek salto egin eta aldapan behera jo zuten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: