Macizo de Bedartzandi

El pequeño macizo de Bedartzandi se alza entre los ríos Lea y Artibai (Bizkaia), al norte de la gran mole de Oiz y cerca de la costa. Esta compuesto por dos cimas principales: Bedartzandi y Urregarai. La primera es más bien alargada, y en la segunda se encuentra la ermita de Santa Eufemia, de mucha devoción por estos contornos.

mendikat.net

mendikat.net

Nuestro recorrido comienza en la plaza de Markina-Xemein, cerca del frontón. Salimos por la calle Artibai. Frente al cruce de Arretxinaga, tomamos la travesía de Atxondoa, para cruzar por el antiguo puente de Bolu y atravesar el túnel de la variante. En el cruce con el que nos encontramos a continuación torcemos a la izquierda, tal y como lo indica un cartel provisional, con ayuda de señales amarillas y blancas.
Enseguida giramos a la derecha, ascendiendo por el duro camino de hormigón que sube al antiguo caserío Olabe. Este camino baja por la depresión del Txanbiola. Una vez allí, dejando el camino de hormigón a la derecha, las marcas amarillas y blancas nos llevan a un pinar por el estrecho sendero que queda al lado de una chabola.
El camino no es nada confortable, pues el escabroso sendero está lleno de zarzas y telarañas. De todas formas, existe la posibilidad de subir por el camino que luego emplearemos para bajar, es decir, por el camino de hormigón que conduce a la cantera.
Sendero arriba, nos encontramos con el camino que hemos dejado, el cual volveremos a abandonar enseguida para salir a la pista de grava. Una vez en la pista nos dirigimos a la derecha, y en unos diez minutos nos encontramos frente al vertedero, donde tomaremos el camino de hormigón para continuar subiendo.
Tras un par de curvas, llegamos al caserío Igotz, por la izquierda, hasta una langa que nos cierra el camino. Ya en un pequeño collado cercado, dejamos el camino descendente y vamos a la izquierda de la alambrada, siempre guiados por  las marcas amarillas y blancas.
Volviendo al camino anterior, cuando estamos frente al caserío Larrots, volvemos a abandonarlo, subimos por el sendero que se encuentra detrás del caserío, y entre varios prados y zarzas llegamos a la escalera de Urregarai. Subiendo las escaleras llegamos a la ermita de santa Eufemia.
Desde la ermita alcanzamos el alto de Urregarai (704m). En la cima encontramos un buzón y los restos de una antigua estructura utilizada para la observación de los bosques. El paisaje que dominamos desde aquí es realmente amplio: en la parte de abajo están los valles de los ríos Lea y Artibai, que nacen en la cumbre al nordeste de Oiz, vertiendo sus aguas al golfo de Bizkaia. Enfrente vemos las rocosas vertientes de Bedartzandi y detrás, la redondeada cima de Iluntzar.
Mirando al horizonte, además de los principales montes de Gipuzkoa y Bizkaia, podemos observar la mayor parte de la costa.
Bajando las escaleras, llegamos a un prado, para después ir por la pista que nos lleva al collado llamado “Santa Eufemiako Zelaixe”. Además de una bolera, un albergue y una fuente, dispone de unas mesas con bancos y asadores.
Caminamos durante unos veinte minutos por el sendero que nos lleva al alto de Bedartzandi (699m). Vértice geodésico, buzón y vista espléndida, aunque muy parecida a la anterior. Tras volver por el mismo sendero, regresamos hacia Markina por la pista de grava. Antes de llegar al caserío Larrots, sorteamos la alambrada por el paso acondicionado para tal fin, atravesamos la campa que tenemos delante y llegamos al camino por donde hemos subido, que emplearemos para bajar al pueblo de Markina.

Ficha técnica

Tiempo: 3h 30min
Desnivel: 800m
Edad: a partir de los diez años
Época: todo el año

Álvaro Moro

Leyenda

La leyenda cuenta que una joven que cuidaba su rebaño vio surgir de la misma tierra una mano con un hermoso anillo. En el momento en que la joven tomó la joya perdió el habla. Bajó al pueblo e intentó expresar lo sucedido. Acudió con todos los vecinos de la aldea y la mano seguía en el mismo lugar. En el momento que depositó el anillo en la mano recobró la voz. Los hombres cavaron en aquel lugar y apreció el cuerpo de Santa Eufemia envuelta en una sábana blanca. Otra leyenda nos habla de la existencia de una campana de Oro enterrada en la cumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: